Algunas recomendaciones para el insomnio durante la cuarentena del COVID-19

Estos días han sido muy fuera de lo normal. Los hábitos se han trastocado y todos los ritmos de nuestra vida han cambiado. Por lo tanto, es muy normal que muchos tengan dificultades para dormir. Aquí les presento una lista de recomendaciones que pueden ayudar:

1. Trata de tener >> actividad física << durante el día.
2. Evita consumir líquidos, comidas pesadas, azúcar o cafeína durante las últimas dos horas antes de acostarte. Así no estarás despertando para ir al baño y evitarás la excitación que produce la cafeína.

3. Busca un estado de relajación desde unas horas antes de acostarte utilizando la respiración profunda y pausada, así como otras técnicas que propicien calma y tranquilidad. Evita pensar en preocupaciones o ver noticias tarde en la noche. Si la ansiedad te ataca en las noches, es importante que utilices >> estrategias para reducir la ansiedad <<, y si eso no funciona, debes buscar ayuda profesional.

4. Ten una rutina a la hora de dormir. Por ejemplo, esta secuencia: un baño caliente, tomar un té, leer, cepillar los dientes y luego acostarte. De esa manera tu cerebro aprenderá que ha llegado el momento de dormir.
5. Procura la comodidad. Si vistes de forma cómoda, la temperatura es agradable y la cama es confortable, podrás conciliar el sueño mejor. Es importante que identifiques cuál es tu posición de dormir. Cada persona tiene una posición que propicia su sueño.

6. Si estás desvelado, no te quedes más de 15 minutos en la cama. Es decir, si no has logrado dormirte en 15 minutos, es mejor que te levantes y te vayas a otro lugar de la casa hasta tener suficiente sueño para entonces regresar a la cama.

7. Evite el uso del celular en la cama. La luz que emite el celular altera el sueño.
8. Intenta levantarte a una hora prudente y aprovechar la claridad del día. Nuestro cerebro responde a la luz como una señal para mantenerse orientado. Es importante dormir en oscuridad y estar despiertos mientras hay luz solar.

9. Tener presente que Dios cuida de nosotros es una buena manera de descansar tranquilos. Un momento de reflexión, oración y adoración pueden ponernos en la sintonía correcta para propiciar el sueño.
En paz me acostaré y dormiré, porque solo tú, oh Señor, me mantendrás a salvo. Salmo 4: 8 (NTV)
*Estas recomendaciones se presentan como un recurso y no sustituyen una consulta con un profesional de la salud. Si usted necesita una consulta médica o psicológica, debe acudir a buscar la ayuda con un profesional de su confianza.
Visita la página oficial de la  Dra. Brenda Ríos-Áviles en http://drabrendarios.com/.
Para seguir su Fanpage en Facebook, haz clic >> aquí <<.
Fotos: Pexels y Unsplash
Posted in ,

Related Posts